Download E-books Contra El Fanatismo Religioso. Great Ideas 39 PDF

40 grandes rules que han cambiado el mundo.

Este libro condensa los argumentos clave contra los angeles intolerancia que Voltaire elaboró en su Tratado sobre l. a. tolerancia con motivo del caso Calas. Las razones y conclusiones de Voltaire eran tan válidas entonces como lo son hoy, y los angeles pertinencia de este texto resulta inquietante.

A lo largo de los angeles historia, algunos libros han cambiado el mundo. Han transformado l. a. manera en que nos vemos a nosotros mismos y a los demás. Han inspirado el debate, los angeles discordia, los angeles guerra y l. a. revolución. Han iluminado, indignado, provocado y consolado. Han enriquecido vidas, y también las han destruido. Taurus publica las obras de los grandes pensadores, pioneros, radicales y visionarios cuyas principles sacudieron l. a. civilización y nos impulsaron a ser quienes somos.

La crítica ha dicho sobre l. a. colección «Great Ideas»:
«Taurus propone un doble envite con este lanzamiento. Por un lado aumenta su compromiso con el ensayo; por otro, recupera el gusto por los angeles estética. A los volúmenes se les ha proporcionado una portada delicada y cuidada (copian el unique británico) que invita a los angeles lectura.»
La Razón

Show description

Read or Download Contra El Fanatismo Religioso. Great Ideas 39 PDF

Best Philosophy books

Ethics: Inventing Right and Wrong

This identify provides an perception into ethical skepticism of the twentieth century. the writer argues that our every-day ethical codes are an 'error idea' in response to the presumption of ethical proof which, he persuasively argues, do not exist. His refutation of such proof is predicated on their metaphysical 'queerness' and the remark of cultural relativity.

Hume: A Very Short Introduction

Hume's "naturalist" method of a large choice of philosophical issues led to hugely unique theories approximately belief, self-identity, causation, morality, politics, and faith, all of that are mentioned during this stimulating advent through A. J. Ayer, himself one of many 20th century's most crucial philosophers.

Enlightenment Contested: Philosophy, Modernity, and the Emancipation of Man 1670-1752

Jonathan Israel offers the 1st significant reassessment of the Western Enlightenment for a new release. carrying on with the tale he all started within the best-selling Radical Enlightenment , and now focusing his awareness at the first half the eighteenth century, he returns to the unique resources to provide a groundbreaking new standpoint at the nature and improvement of an important currents in glossy suggestion.

The Philosopher's Touch: Sartre, Nietzsche, and Barthes at the Piano (European Perspectives: A Series in Social Thought and Cultural Criticism)

Popular thinker and in demand French critic François Noudelmann engages the musicality of Jean-Paul Sartre, Friedrich Nietzsche, and Roland Barthes, all of whom have been novice piano gamers and acute enthusiasts of the medium. even though piano enjoying used to be a very important artwork for those thinkers, their musings at the topic are mostly scant, implicit, or discordant with each one philosopher's oeuvre.

Extra resources for Contra El Fanatismo Religioso. Great Ideas 39

Show sample text content

Veinte personas han oído estos discursos y otros más violentos todavía. �Y en nuestros días! �Y en un tiempo en el que los angeles filosofía ha hecho tantos progresos! �Y cuando cien academias escriben para inspirar los angeles templanza de las costumbres! Parece como si el fanatismo, indignado desde hace poco con los éxitos de los angeles razón, se debatiera bajo ella con mayor rabia. Trece jueces se reunieron cada día para resolver el proceso. No había, no podía haber ninguna prueba contra l. a. familia; pero l. a. religión engañada les servía como prueba. Seis jueces persistieron durante bastante tiempo en condenar a los angeles rueda a Jean Calas, a su hijo y a Lavaisse, y a l. a. mujer de Jean Calas a l. a. hoguera. Siete otros, más moderados, querían al menos que se reflexionase. Los debates fueron reiterados y largos. Uno de los jueces, convencido de los angeles inocencia de los acusados y de l. a. imposibilidad del crimen, habló vivamente en su want; opuso el celo de l. a. humanidad al celo de los angeles severidad; se convirtió en el abogado público de los Calas en todas las casas de Toulouse, en las que los continuos gritos de l. a. religión ofendida pedían l. a. sangre de esos infortunados. Otro juez, conocido por su violencia, hablaba en l. a. ciudad con tanta pasión contra los Calas como el primero mostraba diligencia en defenderlos. Finalmente, el alboroto fue tan grande que fueron obligados a recusarse mutuamente; se retiraron al campo. Pero, por una extraña desgracia, el juez favorable a los Calas tuvo l. a. delicadeza de persistir en su recusación, mientras que el otro volvió para dar su voto contra quienes no debía juzgar: fue este voto el que determinó l. a. condena a los angeles rueda, ya que hubo ocho votos contra cinco, al haberse pasado finalmente uno de los seis jueces opuestos, tras numerosas discusiones, al partido más severo. Parece lógico que, cuando se trata de un parricidio y de entregar a un padre de familia al suplicio más horroroso, el juicio debería ser unánime, ya que las pruebas de un crimen tan inaudito deberían ser de una evidencia ostensible para todo el mundo: l. a. menor duda, en un caso parecido, debe ser suficiente para hacer temblar a un juez que va a firmar una sentencia de muerte. los angeles debilidad de nuestra razón y l. a. insuficiencia de nuestras leyes se hacen sentir todos los días, pero �en qué ocasión se descubre mejor su miseria que cuando los angeles preponderancia de un solo voto hace que se condene al suplicio de l. a. rueda a un ciudadano? En Atenas period necesaria una mayoría de cincuenta votos para atreverse a pronunciar una sentencia de muerte. �Qué conclusión se saca de eso? Lo que muy inútilmente sabemos: que los griegos eran más sabios y más humanos que nosotros. Parecía imposible que Jean Calas, un anciano de sesenta y ocho años, que desde hacía tiempo tenía las piernas hinchadas y débiles, hubiera estrangulado y colgado él solo a un hijo de veintiocho años, que tenía una fuerza improved a los angeles corriente; resultaba imprescindible que hubiera estado asistido en esa ejecución por su mujer, por su hijo Pierre Calas, por Lavaisse y por los angeles sirvienta.

Rated 4.27 of 5 – based on 44 votes