Download E-books Dos fantasías memorables. Un modelo para la muerte PDF

By Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares

«Cuando escribimos juntos —decía Borges—, cuando colaboramos, nos llamamos H. Bustos Domecq: Bustos period un bisabuelo mío y Domecq un bisabuelo de Bioy. A los angeles larga, (Bustos Domecq) nos manejó con vara de hierro, y para nuestra diversión, y después para nuestra consternación, llegó a ser muy diferente a nosotros, con sus propios caprichos, sus propios chistes, su propia y muy elaborada manera de escribir». Dos libros inspirados por él se publicaron en 1946. Uno fue ‘Dos fantasías memorables’, bajo su ‘propia’ firma: el primer cuento, “El testigo”, trata de una niña que tiene una visión aterradora; en cambio el segundo, “El signo”, describe l. a. visión reconfortante de un gastrónomo. ‘Un modelo para los angeles muerte’, por su parte, fue firmado por un discípulo —también ficticio— de Bustos Domecq. Fingía ser un relato policial, enmarcado en el universo del anterior ‘Seis problemas para don Isidro Parodi’: «… period tan own, y tan lleno de bromas privadas, que sólo lo publicamos en una edición que no estaba destinada a l. a. venta. Al autor de ese libro lo llamamos B. Suárez Lynch. los angeles B period, supongo, l. a. de Bioy y Borges, el Suárez correspondía a otro bisabuelo mío y el Lynch a un bisabuelo de Bioy». El sello editorial, ‘Oportet & Haereses’, aludía al oporto y al jerez. «Al comienzo hicimos bromas, y después bromas sobre bromas, como en el álgebra; bromas al cuadrado, bromas al cubo… y al ultimate abandonamos el juego que se volvía incomprensible…»

Show description

Read Online or Download Dos fantasías memorables. Un modelo para la muerte PDF

Similar Short Stories books

Burning Chrome

Best-known for his seminal sf novel Neuromancer, William Gibson is really top while writing brief fiction. Tautly-written and suspenseful, Burning Chrome collects 10 of his top brief tales with a preface from Bruce Sterling, now on hand for the 1st time in alternate paperback. those extraordinary, high-resolution tales convey Gibson's characters and intensely-realized worlds at his best possible, from the chip-enhanced couriers of "Johnny Mnemonic" to the street-tech depression of "Burning Chrome.

The Nightmare Factory

"A fractured brain is frequently the way in which right into a international now not suspected by means of these of an blameless normality. "Enter the universe of popular horror grasp Thomas Ligotti—a universe the place clowns participate in a sinister iciness competition, a scheming female friend makes truth itself come unraveled, a crumbling asylum's destruction unleashes a better horror, and a mysterious Teatro comes and is going, leaving simply shattered goals in its wake.

The Regatta Mystery and Other Stories: Featuring Hercule Poirot, Miss Marple, and Mr. Parker Pyne (Agatha Christie Collection)

The Queen of poser has come to Harper Collins! Agatha Christie, the said mistress of suspense—creator of indomitable sleuth omit Marple, meticulous Belgian detective Hercule Poirot, and such a lot of different unforgettable characters—brings her whole oeuvre of creative whodunits, locked room mysteries, and difficult puzzles to William Morrow Paperbacks.

Something to Remember Me By: Three Tales (Penguin Classics)

A trio of brief works by means of the Nobel laureate and "greatest author of yankee prose of the 20th century" (James wooden, the recent Republic)While Saul Bellow is understood top for his longer fiction in award-winning novels reminiscent of The Adventures of Augie March and Herzog, anything to recollect Me by means of will draw new readers to Bellow because it showcases his awesome reward for developing memorable characters inside a smaller canvas.

Extra resources for Dos fantasías memorables. Un modelo para la muerte

Show sample text content

HAY ESTAFA. Las piernas me flaquearon en el sillón y se me nubló los angeles vista. Sin comprender leí hasta el ultimate el sueltito, pero lo que más me dolió fue el tono irrespetuoso con que se hablaba del señor Zalduendo. »”Dos años después don Wenceslao salió de los angeles cárcel. Sin darse bombo, que no estaba en su carácter, volvió el hombre a Burzaco. Volvió hecho una osamenta, señor, pero con los angeles frente bien alta. Dijo adiós al trayecto ferroviario y no salía de su casa ni en esos paseítos a los más diversos pueblos circunvecinos. De aquel entonces le quedó el mote cariñoso de Don Tortugo Viejo, aludiendo, vaya usted a saber, a que no salía nunca y period difícil encontrarlo en el depósito de forrajes Buratti, cuando no en el criadero de aves Reynoso. Nunca quiso acordarse de los motivos de su desgracia, pero yo até cabos y vine a entender que el señor Oportet se había aprovechado de los angeles infinita bondad de don Wenceslao, cargándolo con los angeles responsabilidad de su negocio de librería cuando vio que las cosas pintaban mal. »”Con el sano propósito de agenciarle una buena dosis de esparcimiento di en llevarle un dominguito, que los angeles atmósfera se presentaba aparente, a los nenes disfrazados de pierrot del health care provider Margulis y el lunes medio lo engolosiné con los angeles monomanía de ir a pescar a los charcos. Qué pesca ni qué pavadas con l. a. pretensión de distraerlo: el pasmado como un bobeta consequenceé yo. »”El señor Don Tortugo estaba en l. a. cocina cebándose unos verdes. Me despatchedé de espaldas a l. a. ventana, que ahora da a los fondos del membership Unión Deportiva y antes al campo abierto. El Maestro declinó con l. a. mayor urbanidad mi proyecto de pesca y adjuntó, con esa bondad soberana del que a todas horas ausculta su propio corazón, que a él no le hacían falta diversiones desde que el Supremo le concediera pruebas tan a las claras. »”A riesgo de quedar como un chinche le rogué que me ampliara esos conceptos; sin soltar los angeles pavita borravino, ese visionario me contestó: »”—Acusado de estafa y de traficar en libros infames yo fui recluido en l. a. celda 272 de los angeles Penitenciaría Nacional. Entre esas cuatro paredes mi preocupación period el tiempo. En los angeles primer mañana del primer día pensé que estaba en los angeles peor etapa de todas, pero que si llegaba al día siguiente ya estaría en el segundo, es decir en camino al último día, el setecientos treinta. Lo malo es que me hacía esa reflexión y el tiempo no pasaba y yo seguía en el comienzo de los angeles mañana del primer día. Antes de un lapso atendible ya había agotado cuanto recurso se me ocurrió. Conté. Recité el Preámbulo de los angeles Constitución. Dije los nombres de las calles que hay entre Balcarce y los angeles Avenida los angeles Plata y entre Rivadavia y Caseros. Después me corrí al Norte y dije las calles que hay entre Santa Fe y Triunvirato. Por suerte me confundí cerca de Costa Rica, lo que me significó ganar un poco de tiempo, y así medio llegué a las nueve de l. a. mañana. Tal vez entonces me tocó en el corazón un santo bendito y me puse a rezar. Quedé como inundado de frescura y creo que muy pronto llegó l. a. noche.

Rated 4.23 of 5 – based on 9 votes