Download E-books El amor en los tiempos del cólera (Oprah #59) (Spanish Edition) PDF

De jóvenes, Florentino Ariza y Fermina Daza se enamoran apasionadamente, pero Fermina eventualmente come to a decision casarse con un médico rico y de muy buena familia. Florentino está anonadado, pero es un romántico. Su carrera en los negocios florece, y aunque sostiene 622 pequeños romances, su corazón todavía pertenece a Fermina. Cuando al fin el esposo de ella muere, Florentino acude al funeral con toda intención. A los cincuenta años, nueve meses y cuatro días de haberle profesado amor a Fermina, lo hará una vez más.

Show description

Read Online or Download El amor en los tiempos del cólera (Oprah #59) (Spanish Edition) PDF

Similar Literature books

Sick City: A Novel

“Sick urban is enjoyable, twisted and brutal…. O’Neill may be our generation’s Jim Thompson. ”— James Frey, writer of brilliant glossy Morning “Tony O’Neill works his L. A. humans the best way Dutch Leonard had his hand down the pants of each degenerate in his nice Detroit novels. ”— Barry Gifford, writer of untamed at Heart From Tony O’Neill, the writer of Down and Out on homicide Mile and coauthor of the Neon Angel and the hot York instances bestselling Hero of the Underground, comes ill City—a wild event of 2 junkies, Hollywood, and the Sharon Tate intercourse tape.

The Mystics of Mile End: A Novel

Sigal Samuel’s debut novel, within the vein of Nicole Krauss’s bestselling The heritage of affection, is an creative tale that delves into the center of Jewish mysticism, religion, and kinfolk. “This isn't really a typical tree i'm making. “This,” he stated, “this is the Tree of data. ” In the half-Hasidic, half-hipster Montreal local of Mile finish, eleven-year-old Lev Meyer is gaining knowledge of that there's a spot for Judaism in his existence.

East of Eden (Penguin Twentieth Century Classics)

A masterpiece of Biblical scope, and the magnum opus of 1 of America’s such a lot enduring authorsIn his magazine, Nobel Prize winner John Steinbeck referred to as East of Eden "the first book," and certainly it has the primordial strength and straightforwardness of fantasy. Set within the wealthy farmland of California's Salinas Valley, this sprawling and infrequently brutal novel follows the intertwined destinies of 2 families—the Trasks and the Hamiltons—whose generations helplessly reenact the autumn of Adam and Eve and the toxic competition of Cain and Abel.

A Clergyman's Daughter

Dorothy, the heroine of this novel, plays reliable works, cultivates stable concepts, and pricks her arm with a pin whilst a foul inspiration arises. She then has a sequence of unforeseen and degrading adventures after turning into a sufferer of amnesia. even though she regains her lifestyles as a clergyman’s daughter, she has misplaced her religion.

Additional info for El amor en los tiempos del cólera (Oprah #59) (Spanish Edition)

Show sample text content

Ella le contestó casi sin pensarlo: �Es un hombre que hace muchas cosas, demasiadas quizás, pero creo que nadie sabe lo que piensa». Luego reflexionó, despedazando el borrador del lápiz con sus dientes afilados y grandes, de negra grande, y al ultimate se encogió de hombros para liquidar un asunto que los angeles tenía sin cuidado. —A lo mejor es por eso que hace tantas cosas —dijo—: para no tener que pensar. Florentino Ariza purposeó retenerla. —Lo que me duele es que se tiene que morir —dijo. —Todo el mundo tiene que morirse —dijo ella. —Sí —dijo él—, pero éste más que todo el mundo. Ella no entendió nada: volvió a encogerse de hombros sin hablar, y se fue. Entonces supo Florentino Ariza que en alguna noche incierta del futuro, en una cama feliz con Fermina Daza, iba a contarle que no había revelado el secreto de su amor ni siquiera a l. a. única character que se había ganado el derecho de saberlo. No: no había de revelarlo jamás, ni a los angeles misma Leona Cassiani, no porque no quisiera abrir para ella el cofre donde lo había tenido tan bien guardado a lo largo de media vida, sino porque sólo entonces se dio cuenta de que había perdido l. a. llave. No period eso, sin embargo, lo más estremecedor de aquella tarde. Le quedaba l. a. nostalgia de sus tiempos jóvenes, el recuerdo vivido de los Juegos Florales, cuyo estruendo resonaba cada 15 de abril en el ámbito de las Antillas. Él fue siempre uno de sus protagonistas, pero siempre, como en casi todo, un protagonista secreto. Había participado varias veces desde el concurso inaugural, y nunca obtuvo ni l. a. última mención. Pero no le importaba, pues no lo hacía por l. a. ambición del premio, sino porque el certamen tenía para él una atracción adicional: Fermina Daza fue l. a. encargada de abrir los sobres lacrados y proclamar los nombres de los ganadores en los angeles primera sesión, y desde entonces quedó establecido que siguiera haciéndolo en los años siguientes. Escondido en los angeles penumbra de las lunetas, con una camelia viva latiéndole en el ojal de los angeles solapa por los angeles fuerza del anhelo, Florentino Ariza vio a Fermina Daza abriendo los tres sobres lacrados en el escenario del antiguo Teatro Nacional, l. a. noche del primer concurso. Se preguntó qué iba a suceder en el corazón de ella cuando descubriera que él period el ganador de los angeles Orquídea de Oro. Estaba seguro de que reconocería los angeles letra, y que en aquel instante había de evocar las tardes de bordados bajo los almendros del parquecito, el olor de las gardenias mustias en las cartas, el valse confidencial de l. a. diosa coronada en las madrugadas de viento. No sucedió. Peor aún: l. a. Orquídea de Oro, el galardón más codiciado de los angeles poesía nacional, le fue adjudicada a un inmigrante chino. El escándalo público que provocó aquella decisión insólita puso en duda l. a. seriedad del certamen. Pero el fallo fue justo, y los angeles unanimidad del jurado tenía una justificación en los angeles excelencia del soneto. Nadie creyó que el autor fuera el chino premiado. Había llegado a fines del siglo anterior huyendo del flagelo de fiebre amarilla que asoló a Panamá durante los angeles construcción del ferrocarril de los dos océanos, junto con muchos otros que aquí se quedaron hasta morir, viviendo en chino, proliferando en chino, y tan parecidos los unos a los otros que nadie podía distinguirlos.

Rated 4.05 of 5 – based on 30 votes