Download E-books El caso del chantajista pelirrojo / The case of red blackmailer (Spanish Edition) PDF

No uno, sino dos casos, y en el mismo día. Berta cree estar de suerte. Buscar a una adolescente captada por una presunta secta y entregar el precio de un chantaje, aunque sea de noche y en una zona oscura, no parecen trabajos muy complicados. Y sin embargo lo son, porque los angeles muchacha escapada guarda un trágico secreto que obligará a Berta a tomar partido y porque el chantaje se convierte en un asesinato que l. a. involucra de lleno en una espiral de incertidumbre y peligro. Por si todo eso fuera poco, en el horizonte aparece un guapo cantante que amenaza l. a. estabilidad emocional de nuestra protagonista, y también su carrera en el grupo, a las puertas del verano más decisivo para ellos. Con un sentido del humor despiadado, esta historia vertiginosa dispara l. a. adrenalina y no deja respiro hasta los angeles última página, en una carrera contrarreloj a vida o muerte.

Show description

Read Online or Download El caso del chantajista pelirrojo / The case of red blackmailer (Spanish Edition) PDF

Best Thriller books

Running Blind / The Freedom Trap

Double motion thrillers via the vintage event author a few infamous Russian double agent, Slade, set in Iceland and Malta. working BLINDThe task starts off with an easy errand - a parcel to carry. yet to Alan Stewart, status on a abandoned street in Iceland with a murdered guy at his ft, it appears something yet basic.

Bullets of Rain: A Novel of Suspense

Widowed architect Arthur Latimer has turn into a recluse in his own residence: a storm-proof citadel that doubles as a shrine to his useless spouse. however the open air international beckons within the type of a strange social gathering downbeach. Now, simply because the greatest storm ever to hit the Pacific Northwest rolls in with lethal strength, artwork is subjected to intrusions from his previous and invasions from the current.

Lies (Gone)

It has been seven months due to the fact the entire adults disappeared. long past. It occurs in a single evening: a lady who died now walks one of the residing; Zil and the Human group set hearth to Perdido seashore; and amid the flames and smoke, Sam sees the determine of the boy he fears the main: Drake. yet Drake is dead—or so that they concept.

Sea of Poppies: A Novel (The Ibis Trilogy)

The 1st in an epic trilogy, Sea of Poppies is "a remarkably wealthy saga . . . which has lots of motion and experience à l. a. Dumas, yet moments additionally of Tolstoyan penetration--and a drop or of Dickensian sentiment" (The Observer [London]). on the center of this bright saga is an enormous send, the Ibis.

Extra resources for El caso del chantajista pelirrojo / The case of red blackmailer (Spanish Edition)

Show sample text content

Hablar, razonar... Una madre asustada. Eso me hizo pensar en l. a. mía. Una extraña asociación. –Lo más seguro es que ese ordenador tenga algo que ver –insistí–. l. a. llamaré antes de pasar por su casa. –No voy a moverme. Por si llama Susana. Llegamos a los angeles puerta. Nos dimos l. a. mano. Vi l. a. última esperanza en sus ojos y luego el eco de su sonrisa triste flotó entre ambas hasta que cerré despacio mientras bajaba l. a. escalera a pie. De nuevo sola, sólo pensé en lo raro que period el azar. Dos casos. Aunque uno terminaría aquella misma noche, después de entregar los quince mil euros al chantajista de Vanessa Fonoll. four Regresé a los angeles mesa, me despatchedé y tomé el auricular del teléfono inalámbrico. Hacía por lo menos una semana que no l. a. llamaba. El tiempo seguía pareciéndome relativo. Una llamada cada siete o diez días period mucho más de lo que tan sólo tres meses antes hubiera imaginado. Al otro lado de l. a. línea escuché los angeles voz de una mujer desconocida que me interpeló con acento sudamericano, probablemente ecuatoriano. –¿Dígame? –Póngame con los angeles señora, por want. –Ahora mismo no puede, está descansando... –Soy su hija –la interrumpí. l. a. pausa fue breve, mientras los angeles información period procesada por su mente. –Es que l. a. señora ha dado órdenes... Se produjo una pequeña turbulencia. Oí una segunda voz, lejana, reconocible, y a los angeles criada que se esforzaba en tapar el auricular para responder. Luego ya no hubo más. –¿Berta? –Hola, mamá. –Cuántos días. –Trabajo –mentí–. Lo siento. ¿Cómo estás? –Mal. –¿Estás mal o te encuentras mal? –Las dos cosas. Esa maldita quimio me tiene... –¿Vómitos y esas cosas? –Si sólo fueran vómitos –el tono period crepuscular, dolorido–. También son los mareos, el agotamiento, los angeles sensación de que ya no voy a tener fuerzas nunca más... –Cuando todo pase te recuperarás. –Todos sois muy optimistas. –Antes se morían muchas mujeres, pero ahora el cáncer de mama tiene una mortalidad muy baja. –¿Y el miedo? No supe qué decirle. Que hubiera vuelto a ponerme en contacto con ella desde que le detectaron el cáncer no significaba que supiera cómo hablarle. Seguía sin perdonarla. Y los angeles lástima period muy mala aliada. –Si trabajaras no tendrías tanto tiempo para darle vueltas al tema –dije. –Si trabajara, ahora no podría hacerlo. –¿Cuánta quimio te queda? –Esta semana acabo. –¿Y después? –A esperar. –Bueno. Temía los angeles inevitable pregunta. –¿Vendrás a verme? –No, mamá. –Berta... –Te dije que te llamaría, y lo hago, de tarde en tarde pero lo hago. No me pidas más, por prefer. –Quizás sea mejor que no me veas así. –A quien no quiero ver es a tu marido, ya lo sabes. A mí me da igual que estés calva. –Berta, hija. –Si vamos a discutir cuelgo. –Mira que eres dura. –Tengo motivos. –Algún día... –¿Algún día qué? ¿Lo entenderé? –Sí. –He de colgar, tengo trabajo. –Espera. –Mamá, no. –¿Necesitáis algo? ¿Cómo está Cristóbal? Ya no decía «él». Lo llamaba por su nombre. –Papá sigue igual y ya sabes que mientras yo esté allí tú no pondrás los pies en casa. En cuanto a necesitar algo, también sabes que antes me muero de hambre que aceptar un euro de tu mafioso. Demasiado merciless.

Rated 4.36 of 5 – based on 23 votes