Download E-books El Misterio Del Cuadro Robado (Las Tres Edades) PDF

«Llena de suspense, historia del arte, relaciones familiares complejas y una profunda amistad, este divertido viaje fascinará por igual a tímidos y aventureros.» Booklist Marvin es un escarabajo que vive en Nueva York debajo del fregadero de los angeles cocina de los angeles familia de James Pompaday, un chico solitario de as soon as años. Por su cumpleaños, James recibe un juego de pluma y tintero, y se lleva una gran sorpresa al descubrir que Marvin ha hecho un pequeño dibujo tan... tan bueno que recuerda los trabajos del gran Alberto Durero. Todos piensan que el dibujante ha sido James, quien se ve en un aprieto cuando le piden más dibujos y no puede revelar que el verdadero artista es su nuevo amigo, ¡un escarabajo! Cuando Marvin y James visitan el Metropolitan de Nueva York, se ven envueltos en una emocionante aventura; los dos amigos harán uso de todo su ingenio para desvelar el misterio del cuadro robado.

Show description

Read or Download El Misterio Del Cuadro Robado (Las Tres Edades) PDF

Best Mystery books

The Moonstone Castle Mystery (Nancy Drew Mysteries, Book 40)

While Nancy consents to aid her father music the whereabouts of a lacking woman, the research contains the secret of an deserted citadel and the publicity of a hoop of harmful, fraudulent crooks. Will Nancy be capable to hyperlink the items jointly?

Sleeping Murder: Miss Marple's Last Case (Miss Marple Mysteries)

The Queen of poser has come to Harper Collins! Agatha Christie, the said mistress of suspense—creator of indomitable sleuth omit Marple, meticulous Belgian detective Hercule Poirot, and such a lot of different unforgettable characters—brings her complete oeuvre of creative whodunits, locked room mysteries, and confusing puzzles to Harper Paperbacks… together with drowsing homicide, within which omit Marple turns ghost hunter and uncovers surprising facts of an ideal crime.

Raylan: A Novel

“Elmore Leonard can write circles round nearly anyone energetic within the crime novel this day. ”—New York instances booklet ReviewWith greater than 40 novels to his credits and nonetheless going robust, the mythical Elmore Leonard has good earned the identify, “America’s maximum crime author” (Newsweek). And U. S. Marshal Raylan Givens (Pronto, using the Rap, fireplace within the gap) is one among Leonard’s most well-liked creations, thank you partially to the exceptional luck of the hit television sequence “Justified.

End Games: An Aurelio Zen Mystery (Vintage Crime/Black Lizard)

Whilst an increase scout for an American movie corporation disappears, Aurelio Zen's most up-to-date task in distant Calabria turns into something yet regimen. regardless of a savage assault that has scared the locals silent, Zen is set to show the reality. To make issues extra advanced, a gaggle of risky strangers, led through a wealthy, single-minded American have arrived to discover one other neighborhood mystery—buried treasure—and they're going to cease at not anything to accomplish their target.

Extra resources for El Misterio Del Cuadro Robado (Las Tres Edades)

Show sample text content

Quiero decir que es igual de bueno. l. a. señora Pompaday estaba radiante: –¡Ay, claro, justo! ¡Un Durero! –¿Qué es eso? –preguntó James–. ¿Qué es un Durero? –Alberto Durero –explicó Karl–. El artista alemán del Renacimiento. period pintor y grabador e hizo montones de dibujos a pluma, algunos incluso miniaturas como esta, hace muchísimo tiempo. El detalle aquí es increíble. James, estoy asombrado. James sonrió alegremente a sus padres y Marvin le sonrió alegremente a él. –¿Cuánto tiempo has tardado en hacerlo? –preguntó Karl. James miró de reojo hacia los angeles lámpara y se mordió el labio. –Eh… No sé, no me fijé –dijo–. Pero tardé un rato. –Me lo imagino –dijo su padre silbando entre dientes. Le puso l. a. mano en l. a. espalda y le frotó su delgado cuello. Subió l. a. voz y dijo entusiasmado–: ¿Sabes lo que vamos a hacer? Esta tarde vamos a ir al Metropolitan. Acaban de inaugurar una exposición de dibujo con obras de los grandes maestros de l. a. pintura: Durero, Bellini, Tiziano, Miguel Ángel… Tienes que verla. Trae, nos llevaremos tu dibujo. Marvin estuvo a punto de perder el equilibrio y de que le descubrieran. Quería gritar: ¡No! ¡Detenlo, James! Pero Karl cogió un libro de texto de matemáticas que había en los angeles mesa y deslizó el dibujo con cuidado dentro de l. a. tapa. –Quiero que sepas de primera mano lo bueno que es –le dijo a su hijo. –¿En serio? –preguntó este–. ¿Crees que es tan bueno como los cuadros de esos famosos? –Sí, en serio, James –dijo despeinándole. los angeles señora Pompaday no parecía muy contenta. –No creo que debas llevar el dibujo a ningún lado –dijo–. ¿Y si le pasa algo? Aún no he podido enseñárselo a mis amigos. Karl se rio. –No le va a pasar nada –dijo poniéndose el libro de matemáticas debajo del brazo para que estuviera seguro–. Lo protegeré con mi vida. ¡Esto es algo realmente bueno! ¿Y ahora qué? Marvin corrió de un lado a otro detrás del pie de l. a. lámpara sin saber qué hacer. ¿Qué pasaría si se llevaban el dibujo para siempre? James y sus padres iban hacia l. a. puerta cuando Marvin vio que James se paraba. –¡Ah! Mi chaqueta –le dijo a su padre. Volvió a entrar en l. a. habitación y l. a. cogió de su armario. Luego se detuvo al lado de l. a. mesa, se agachó cerca de Marvin, ocultándolo para que no lo vieran sus padres. –Ven con nosotros –susurró–. ¿No quieres ver los dibujos? –apoyó un dedo grande y blanco en el escritorio cerca de Marvin, apremiándole con l. a. mirada–. Venga, cuidaré de ti. Volveremos pronto. Marvin period incapaz de pensar en nada más que en su dibujo, que ya había salido del cuarto y que iba de camino al Metropolitan de Nueva York. Atormentado, vaciló durante un momento y finalmente trepó por el dedo rollizo y cálido de James. –Ven, te pondré en un sitio seguro –susurró, y metió a Marvin con delicadeza en el bolsillo de su chaqueta. Asustado pero ilusionado, el pequeño escarabajo se agarró al borde de l. a. tela de nailon y escudriñó el mundo que se movía a toda prisa desde una altura a l. a. que no estaba acostumbrado. El templo del arte Marvin nunca había estado fuera del apartamento de los Pompaday.

Rated 4.15 of 5 – based on 15 votes