Download E-books La creatividad literaria PDF

By José Antonio Marina, Álvaro Pombo

El aprendizaje de los angeles creatividad en los angeles escritura es también un hábito. El éxito consiste en introducir al entrenador más adecuado para convertir lo que podía ser un aburrido entrenamiento en un dinamismo motivador, apasionado, y optimista. Si un libro titulado "Cómo convertirse en millonario” no puede estar escrito por alguien que pase por dificultades económicas, un libro sobre l. a. creatividad literaria no puede estar ramplonamente escrito ni aburrir hasta las ovejas. Qué mejor que Álvaro Pombo y José Antonio Marina para enseñarnos a escribir creativamente, y disfrutar haciéndolo.

Una colaboración prometedora, pues cada uno puede servir de antídoto al otro, mientras Álvaro Pombo describe el aspecto misterioso de l. a. creación, José Antonio Marina pretende descubrir los mecanismos de ese misterio. Si a Pombo siempre le ha interesado lo excepcional de l. a. creación literaria, a Marina le preocupa saber si esa excepcionalidad se puede aprender. No están tan distantes, porque ambos piensan que el lenguaje, l. a. expresión, l. a. creación literaria es un mundo mágico y fascinante. Y esto es lo que buscan transmitir.

Show description

Read or Download La creatividad literaria PDF

Best Writing books

Write Away: One Novelist's Approach to Fiction and the Writing Life

Bestselling writer Elizabeth George has spent years educating writing, and in Write Away she stocks her wisdom of the inventive procedure. George combines transparent, clever, and sensible recommendation on fiction writing with anecdotes from her personal lifestyles, the tale of her trip to ebook, and within details on how she meticulously researches and writes her novels.

Unless It Moves the Human Heart: The Craft and Art of Writing

A number of award-winner Roger Rosenblatt has bought sparkling severe popularity of his unheard of literary works—from the hilarious novels Lapham emerging and Beet to his poignant, heartbreaking, finally inspiring memoir Making Toast. With until It strikes the Human middle, the respected novelist, essayist, playwright, and revered writing instructor deals a guidebook for aspiring authors, a memoir, and an impassioned argument for the need of writing in our international.

The McGraw-Hill Guide: Writing for College, Writing for Life

The McGraw-Hill consultant is helping scholars set writing targets, use potent composing options to accomplish these objectives, and check the effectiveness in their effects.

College Writing Skills with Readings

Attach Writing coupled with university Writing talents with Readings presents the basis to your grammar learn and instruments to help the writing procedure, so that you can locate the muse have to be winning in collage, profession and existence. scholars are guided via customized studying actions and demanding reading/writing recommendations to so that they come extra conscious of writing with a goal.

Extra info for La creatividad literaria

Show sample text content

Pero pasar de ahí a un elogio creativo de los angeles locura, o de las drogas, me parece un disparate. �Qué opinas? AP. Opino exactamente lo mismo que tú. Creo que el malditismo contemporáneo que viene de Baudelaire y otra gente ha sido un tomar el rábano por las hojas: confundir los angeles excepcionalidad del momento de creación poética con cualquier estado alterado de conciencia. El cántico a l. a. ebriedad me ha parecido siempre absurdo. No hay ocurrencias inducidas por drogas. Puede haber, como en el caso de los estimulantes, de las anfetaminas, un efecto de centrar los angeles atención, de eliminar el cansancio, pero nada más. Mi omnisciencia me permite mencionar un artículo de AP del que él, sin duda, no se acuerda, publicado en 1995. Se titulaba �El contrapunto de una ebriedad sobria», y trataba de los angeles relación de Sartre con el Corydrane, una mezcla de aspirina y anfetamina que aquí en España se vendía sin receta hasta finales de los sesenta como analgésico. Cito: Al repasar su vida en 1974, Sartre declaró que su confianza en el Corydrane �era un poco los angeles persecución de lo imaginario». Y describe, con característica precisión, que, tras tomar diez pastillas por los angeles mañana, mientras trabajaba, entraba en un estado de completo abandono de su cuerpo. Se aprehendía a sí mismo a través de los movimientos de su estilográfica: �Pensaba que tenía en los angeles cabeza —pero no separadas, no analizadas, en una forma que debía llegar a ser racional— todas las rules que ponía sobre el papel». Cualquiera que se haya propuesto seriamente exponer un concepto, entiende lo que Sartre cube aquí: los angeles concept a expresar está siendo, a los angeles vez, pensada entera, en los angeles totalidad de sus implicaciones y, sin embargo, exponerla de palabra o por escrito, encajarla en un sistema argumentativo, hacerla ver, sólo puede lograrse linealizándola, administrándola, como el suero a un enfermo, gota a gota. Y esto es desesperante. AP. En efecto, lo había olvidado. Lo más curioso es que Sartre tomaba anfetaminas cuando escribía filosofía, no cuando escribía literatura. De hecho, se refirió al exceso de su consumo mientras escribía Crítica de l. a. razón dialéctica. Mis rules no han cambiado en estos casi veinte años. JAM. l. a. mística de los angeles ebriedad creo que está en retroceso. Recientemente se ha celebrado en París un congreso sobre el alcohol y los angeles literatura. El alcohol ha perdido su prestigio literario. Alexandre Lacroix, autor de Se noyer dans l’alcool? , señala que había un cierto prestigio en los angeles figura del alcohólico, de los grandes bebedores de absenta. Ahora, a un alcohólico se le recomienda que vaya al health center. Como comenta Philippe Sollers, cuando se está borracho, a lo sumo se puede tomar alguna nota, que luego será difícil de descifrar. Deleuze escribió que bebía �porque tenía los angeles impresión de que eso le ayudaba a crear conceptos. Pero todo lo que se ha creído hacer gracias al alcohol, se descubre que se podía hacer sin él». Dejó de beber, aunque comprendiendo que el trabajo puede exigir alguna ofrenda. Recordaba a Fitzgerald, profeta desesperado �que vio en l. a. vida algo demasiado grande, que sólo el alcohol le permitía soportar».

Rated 4.61 of 5 – based on 47 votes